Juega, Compite, Gana y Repite

¡Esto es CBX Esports!

Yooka-Laylee: Fondeado por la nostalgia

El 8 de octubre salió al mercado “Yooka-Laylee and the Impossible Lair”, secuela de Yooka-Laylee. Recordemos que al igual que Mighty No. 9, Yooka-Laylee fue fondeado por la nostalgia. Este proyecto fue creado por los antiguos miembros de la legendaria empresa Rareware, misma que nos dio muchas horas de alegría con clásicos juegos como la trilogía de “Donkey Kong Country”, “Diddy Kong Racing”, “Banjo-Kazooie”, “Conker’s Bad Fur Day”, “Perfect Dark”, “Goldeneye”, “Jet Force Gemini”, entre otros. Pero… ¿qué pasó? ¿Cómo se llega de la gloria al kickstarter?

Recordemos que a inicios de milenio, Microsoft compró gran parte de Rareware debido al poco éxito comercial que tuvieron sus últimos juegos en el Nintendo 64. Banjo-Tooie y Conker’s Bad Fur Day hoy son clásicos de culto, pero en su época fueron decepcionantes en ventas. Una vez que se llevó a cabo esta venta, no tardaron en llegar juegos de Rare al XBOX. Un remake de Conker’s Bad Fur Day que fue mal recibido y “Trapped by the Ghoulies”. Comenzaba una era oscura para la empresa inglesa.

A mediados de la década pasada, Rare nos sorpendió con ports de la trilogía de DKC, “Banjo-Kazooie: Grunty’s Revenge” y “Banjo Pilot” para el Gameboy de Nintendo. Esto pasó porque Microsoft no tenía consola portátil. En XBOX vimos entregas como “Viva Piñata” y “Banjo-Kazooie: Nuts and Bolts” que fueron títulos que condenaron a Rare. Desde 2008 no hemos vuelto a tener una aventura de este gran dúo. No obstante, no todo estaba perdido… pues muchos dentro de Rare se hartaron del mandato de Microsoft.

El nacimiento de Playtonic Games

Así fue como un día nació Playtonic Games, una empresa que es en esencia el Rareware clásico, con una propuesta maravillosa: Hacer la secuela espiritual que Banjo-Kazooie necesitaba. Tras este anuncio, no tardaron mucho en juntar $1.53M USD para la producción de un nuevo juego. Este juego fue “Yooka-Laylee” que buscaba rescatar todos los elementos que hicieron maravillos a Banjo-Kazooie en los años 90.

Una vez en el mercado, la crítica no fue tan amable, pues señalaron que el juego se jugaba como un juego de N64, además de que en su lanzamiento inicial, el juego contaba con muchas fallas técnicas. Por si fuera poco, la versión de WiiU se canceló, pues ya se había anunciado el Nintendo Switch, lo que hizo enojar a muchos donantes que contaban con WiiU. Afortunadamente, la versión de Switch corrigió muchos detalles que se señalaron en las reseñas, haciendo a ésta la versión definitiva. Hoy, la secuela con un enfoque más de plataformas (estilo DKC) llega a las tiendas y con reseñas mayormente favorables.

Es difícil saber qué va a ser de Playtonic Games, sobre todo en una época donde Banjo y Kazooie han vuelto. A pesar de todo, es un estudio que supo aprender de sus errores para optimizar su entrega original y mejorar su secuela. Pocas cosas son tan valiosas en la industria como un estudio que escucha a sus fans y Playtonic es, sin duda, uno de ellos.